La empresa de los “Bomberos aficionados” de la Feria de Bormujos está siendo investigada por supuesta corrupción

La empresa cobraba 237.339 euros al año por el contrato de vigilancia de la feria de Sevilla pero según la investigación dejó servicios sin cubrir y en cambio puso un coche y un chofer al concejal de festejos, Rafael Carretero Moragas.

4109486
Un coche del grupo RMD Seguridad. / Google Imágenes

Recientemente os contamos la denuncia interpuesta por los Bomberos del Aljarafe acusando al Ayuntamiento de Bormujos de contratar a Bomberos aficionados para cubrir la feria de la localidad. Los Bomberos a través de su portavoz calificaron estos asegurando que “no es sólo un intento burdo de privatizar el servicio de bomberos, es una auténtica chapuza”.

Denuncian al Ayuntamiento de Bormujos por usar a “personas disfrazadas de bomberos” en la Feria 2016

A raíz de la noticia este medio de comunicación ha comenzado una investigación en profundidad poniéndose en contacto con las partes implicadas e investigando a la empresa contratada por el Ayuntamiento, RMD Seguridad.

Notable ha sido nuestra sorpresa cuando al indagar sólo un poco en los archivos hemos encontrado varios artículos fechados en el pasado año 2015 en los que se describe un caso de supuestas irregularidades cometidas por esta empresa en otra feria, la de Sevilla capital.

Según esta información publicada por ABC de Sevilla, el Ayuntamiento de Sevilla contrató a la misma empresa para que se encargara de la vigilancia de la Feria de Sevilla en el año 2014. Un año después el mismo periódico publicaba un artículo demoledor en el que se afirma que el Grupo Especial de Policía Local (Gepol) investigó, a instancias de la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, un cúmulo de gastos ficticios o sin justificar en las cuentas del montaje del real en 2014, irregularidades que destapó ABC y dieron pie a una investigación de la Fiscalía.

La empresa cobraba 237.339 euros al año por el contrato de vigilancia de la feria de Sevilla pero según la investigación dejó servicios sin cubrir y en cambio puso un coche y un chofer al concejal de festejos, Rafael Carretero Moragas, del Partido Popular.

 

 

Compartir