Científicos andaluces descubren un planeta similar a la tierra con altas posibilidades de albergar vida

Es el resultado de un estudio del Instituto De Astrofísica De Andalucía en colaboración con la NASA y la Agencia Espacial Europea.

Recreación de Próxima B

Según un artículo publicado por José Luis Ortiz, investigador Científico del Instituto De Astrofísica De Andalucía, el recientemente planeta descubierto con la colaboración de la institución para la que trabaja se encuentra a una distancia ideal a su estrella para poder contener agua en estado líquido y una temperatura muy similar a la de la tierra.

La distancia a la que se encuentra de su estrella, Próxima Centauri, es aproximadamente la mitad de la distancia a la que se sitúa el sol de la tierra pero su estrella es de menor tamaño por lo que se considera que están en proporción. Sin embargo Próxima Centauri es una estrella muy activa y con bastantes erupciones que afectan al planeta recientemente descubierto provocando grandes cantidades de radiación que harían menos probable la vida al menos tal y como la conocemos aquí.

La principal diferencia encontrada entre nuestro planeta y Próxima B es la radiación. En la Tierra contamos con un campo magnético que nos protege de estallidos solares. En el caso de Próxima B estamos demasiado lejos para saber si cuentan con esta misma protección.

Un planeta relativamente cercano

Con la tecnología actual tardaríamos miles de años en llegar a este planeta con una sonda que pudiera enviarnos fotografías pero esto puede cambiar en pocos años. Según una idea presentada recientemente por varios científicos y encabezada por el prestigioso Stephen Hawking afirman que se podría desarrollar una tecnología capaz de llegar a este planeta en 20 años.

A estos 20 años de desarrollo tecnológico habría que sumar otros 20 años de viaje para luego esperar 4 años a que las imágenes y datos tomados por la sonda viajen por el espacio hasta llegar a la tierra. Si se cumplen estos pronósticos del profesor Hawking la humanidad podría conseguir las primeras imágenes de un planeta que no pertenece al sistema solar tomadas “in situ” en menos de 50 años.

Compartir