Confusión, aulas prefabricadas y recortes en la educación andaluza.

Según la comunidad educativa hoy comienza el curso escolar con recortes en el número de profesores y desorganización en la introducción de nuevas materias. Cientos de profesores interinos no pueden ser contratados debido a una “modificación en la estructura del sistema de enseñanza” según palabras de Adelaida de la Calle, consejera de Educación. Los sindicatos estiman que 800 docentes van a quedar damnificados por esta medida ya que los profesores de francés, por ejemplo, tendrán que dar clases de otras materias para completar las 30 horas semanales lectivas. “La Junta quiere hacer un 2×1 con una inversión cero” denuncian los sindicatos.

APIA, el sindicato de profesores, estudia tomar medidas judiciales ya que la Consejería busca aumentar las horas de trabajo de los maestros, y ha sembrado de confusión la docencia. Esta indefinición permite que los directores de centros puedan suprimir las horas de reunión de departamentos o las guardias y hacerlas lectivas pero sin computar, o que la tutoría electrónica pase al horario no lectivo del profesor. Francisco Hidalgo, responsable de Educación del sindicado CSIF-A denuncia esta situación y declara que se necesitan más profesores ya que las plantillas son insuficientes con los recortes aplicados.

Por otra parte, en la actualidad hay 8700 escolares que cursan sus estudios en aulas prefabricadas y hay niños que nunca han tenido clases en aulas de ladrillo en Andalucía.

A su vez el problema del amianto detectado en los colegios ha salpicado al gobierno de Susana Díaz con un total de 220 centros afectados. Como ejemplo de la grave situación, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnos de Puerto Real (Fampa) anuncia que va a interponer una querella criminal a Juan Luis Belizón, delegado de Educación, si abre las puertas del colegio Reggio, contaminado por amianto.

En cuanto a los libros de texto, la Junta no va a renovarlos para Segundo y Cuarto de ESO con lo que los alumnos seguirán con los mismos libros que hace 9 años y se va a aplicar un recorte en los cheque-libros.

Compartir