El PP continúa acusando de presunta parcialidad a la juez de los cursos de Formación

Durante la declaración de la exdirectora general de Formación Profesional para el Empleo María Teresa Florido, cuñada del imputado Ángel Ojeda, exconsejero de Hacienda, se produjo un duro enfrentamiento entre la abogada del PP Lourdes Fuster y la juez Núñez.

Este juicio está siendo polémico debido a la cuantía multimillonaria del fraude, de la implicación de altos cargos de la Junta de Andalucía y a que se ha filtrado que va a ser archivado a pesar de que no han acabado las diligencias. El Partido Popular afirma que la Junta urdió una estructura de “clientelismo político” con ayudas para cursos de formación como sospechaba la magistrada Alaya antes de que obtuviera plaza en la Audiencia de Sevilla.

Teresa Florido, acusó al PP de perseguirla durante tres años y lanzó muchos “improperios” contra Juan Ignacio Zoido, exalcalde de Sevilla y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla así como contra Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía. La letrada del PP solicitó amparo a la juez para que cortara los comentarios improcedentes que “nada aportaban al esclarecimiento de los hechos que se investigan” y que dichas críticas políticas no caben en un juzgado y que la sala no era el Parlamento de Andalucía.

Pero la juez Núñez desoyó sus argumentos y le aclaró que la dirección de los interrogatorios es su competencia. Ante esta respuesta Lourdes Fuster le dijo “ Yo me imaginaba que usted la iba a dejar que siguiera hablando”.

La tensa situación entre el PP y la juez alcanzó su cénit el pasado mes de julio cuando sus abogados acusaron a la magistrada por presunta parcialidad ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por su prejuicio al instruir el caso, por la falta de motivación de sus autos y por la filtración de que va a ser archivado sin haber acabado las diligencias.

Compartir