Según WWF la Junta de Andalucía pone en peligro Doñana con la reapertura de Aznalcóllar.

Susana Díaz reabrió la mina causante del mayor desastre ecológico de España bajo sospechas de corrupción.

Desde principios del siglo XX más del 80 por ciento de las marismas de Doñana han desaparecido según un informe internacional de WWF que se presenta hoy jueves en el que se denuncia los graves riesgos que amenazan a la reserva natural.

Según WWF las actividades agrícolas han “sobreexplotado” los acuíferos de Doñana en los últimos 30 años reduciendo el suministro de agua al parque a un 20 por ciento de su nivel normal.

Según la organización ecologista se utiliza agua sin permiso del acuífero y el 30 por ciento de la tierra cultivada utiliza tierras de forma ilegal.

Sobre los aportes hídricos que recibe el parque WWF afirma que son “de baja calidad” y están “altamente contaminados” con fosfatos y nitratos de la agricultura intensiva que libera plaguicidas y fertilizantes. Todo esto puede mermar la economía de la región afectando a la capacidad de generar puestos de trabajo.

WWF apuesta por transitar a “prácticas de agricultura sostenible” que protegerían Doñana, crearían riqueza y empleos locales.

La reapertura por Susana Díaz de la famosa mina de Aznalcóllar, mina causante del mayor desastre ecológico de España, el dragado del río Guadalquivir así como la extracción y almacenamiento de gas supondrían según WWF una seria amenaza a la supervivencia del espacio natural. La explotación de la mina ha sido concedida al grupo de empresas responsables del mayor desastre ecológico de México. 

WWF afirma que la Junta de Andalucía pone en peligro la pervivencia de Doñana con la reapertura de la mina de Aznalcóllar ya que supondría una mayor retirada de fuentes del parque natural además del peligro tóxico ya tristemente demostrado.

Compartir