Mentiras, medios de comunicación y un vaso es un vaso.

Spain's Prime Minister Mariano Rajoy looks on before delivering his speech to present a new reform program during a session at Parliament in Madrid May 8, 2013. REUTERS/Sergio Perez (SPAIN - Tags: POLITICS BUSINESS) SPAIN-REFORMS/

Cuando los periodistas preguntaron a Susana Díaz si concibe un golpe de efecto del sector crítico para acabar políticamente con Sánchez a “estapresidenta” se le dibujó una sonrisa que no pudo contener, también se le dibujó a los dos lumbreras que la custodiaban a su espalda. “No sé de qué me habla” respondió casi al borde de soltar esa risita nerviosa que le suele entrar cuando le descubren su juego. Se contuvo, soltó que Pepe Griñán y Manolo Chaves, sus padrinos, son inocentes y que paguen los culpables. A su vez dijo que lo que tuviera que hablar sobre el futuro del PSOE lo diría en el próximo comité federal. Ella sabe que como mano derecha de Viera, al que piden 8 años, y Consejera de Presidencia de Griñán, al que piden 6 años de cárcel, le conviene adular a sus antiguos jefes.

Horas antes, Juan Carlos Rodríguez Ibarra había dicho claramente que en el PSOE se había perdido el respeto por Pedro Sánchez y que en la época de González él apenas hablaba con su Secretario General y que no se quejaba por ello, dejando a Fernández Vara por un auténtico quejica. Recalcó además que si los actuales 7 barones socialistas se dejaran de enredar, hablaran entre ellos y, en vez de atacar algunos de ellos a Pedro Sánchez, plantaran cara a Rajoy, entonces el Secretario General del PSOE hablaría con ellos, les felicitaría, y la militancia les respetaría. 

Este ataque frontal de Ibarra a Guillermo Fernández Vara, Susana Díaz, Page y otros, les ha hecho temblar las piernas y les ha cerrado la boca un ratito. Sin embargo la mayoría de los medios de comunicación obviaron todo esto y recalcaron otras declaraciones. Resaltaron la mayoría que Ibarra se iría del PSOE si Pedro Sánchez fuera a gobernar con los independentistas. Saben los medios, todos los periodistas, Ibarra y sobre todo Pedro Sánchez que no puede GOBERNAR con ellos y si consigue ser presidente con la abstención de los nacionalistas, independentistas o con Ciudadanos, será un logro político. Esto es política no el patio de un colegio y se basa en el diálogo y los acuerdos, lo otro es la guerra. Los medios se quedaron con la frase que quisieron, la que pone en duda a Pedro Sánchez cuando Ibarra lo que hizo fue defenderlo claramente y criticar a los barones díscolos. Es curioso como los medios pagan a sus dueños, la derecha, el poder económico y el bipartidismo. Los gobiernos deciden las licencias de televisión comprando voluntades. Por la otra parte, los medios de comunicación reciben muchísimo dinero de los gobiernos con anuncios públicos en periódicos y televisiones. Mira por donde, de esa clase de corrupción no se habla, de esa no, la del periodismo no, son muy listos. No habrá Democracia mientras los medios de comunicación sean mercenarios de sus amos, los políticos.  

Alfonso Guerra, que estaba junto a Ibarra y Vara, añadió que hay una campaña mediática, en especial la ejercida por una cadena de televisión señaló, para dividir al PSOE, darle fuerza a Podemos, dividir a la izquierda para permitir así que gobierne siempre la derecha. La Sexta, con el hombre de negro (sólo se puso la camisa blanca la noche del fallido Sorpasso y se quedó despeinado, compuesto y sin su Pablo), tiene una línea editorial muy clarita. Soraya permitió la fusión de las cuatro cadenas en 2 duopolios, medida ilegal, que se están haciendo de oro y ahora pide sus contrapartidas. Se gana muchísimo dinero en la televisión y si hay que ser tan de izquierdas tan de izquierdas que se apoye a la derecha pues se hace. Todo por la pasta.

Mientras, Rajoy volvió a reírse de los periodistas y de los españoles en su cara al no contestar sobre Rita Barberá, Soria o de Guindos. No cree en los periodistas, no cree en que tenga que decir nada a los españoles, sólo que le gusta Málaga porque está llena de malagueños y ya está. Se queda tan pancho, un vaso es un vaso, roban 20 líderes del PP más y mayoría absoluta. Mariano se ríe, se aguanta la risa como Pablo Iglesias y Susana Díaz, son los tres de la misma condición, grandes egos políticos. Mariano elige al periodista, éste le lanza tres preguntas seguidas y él responde lo que le da la gana. No, así no se hace. Como bien dice el maestro Miguel Ángel Aguilar, se hace una pregunta, UNA PREGUNTA, y si no la responde el siguiente periodista la vuelve a formular incomodando al poder y recalcando que no ha contestado al compañero. Eso es periodismo, el resto es hacer el imbécil o ser un mercenario del poder. Si no responde al tercer periodista lo que hay que hacer es quejarse públicamente ya que los periodistas preguntan lo que no pueden preguntar los ciudadanos. Así funciona la Democracia. Lo otro es una dictadura. Los gobiernos responden ante los parlamentos, Mariano, Democracia, lo otro es una dictadura. Si el Tribunal Constitucional un día, estaría bien que fuera pronto, si no es mucho pedir a sus señorías, dijeran de una vez por todas que el Gobierno, aunque esté en funciones, está obligado a responder ante el Parlamento, la gente no estaría tan de mala leche.

El PP aguanta gracias a Susana Díaz y sus acólitos de la nueva camada socialista: Rubalcaba, Vara (antiguo militante de AP), González, Zapatero, Bono, los nuevos obreros, los camaradas del tajo. Hay un pacto para que nada cambie entre el PP y el PSOE, y parece que ha sido firmado por Rajoy y Susana Díaz, representantes del PP y el PSOE andaluz, impolutos ambos; dicen que Pujol ofició de maestro de ceremonias en el acto solemne en el vertedero.

En el Partido Popular están aterrorizados ante Bárcenas y por eso mantienen a Rajoy que es el que ha prometido la luna al ex tesorero. Si Rajoy se va, Bárcenas tirará de las 7 mantas llenas de ácaros y pulgas que esconden los pufos del PP y el partido se irá por el retrete, por eso todos callan y Rajoy se ríe de ellos.

Albert Rivera debería quitarle el poder a Rajoy y al PP si verdaderamente han venido a cambiar las cosas, si no desaparecerán. Si asesta el golpe mortal al PP, Ciudadanos podrá ser el nuevo referente de centro, o centro derecha de España, dependiendo de lo que finalmente elijan ser de mayor.

Debe abstenerse si no quiere apoyar directamente a Sánchez. Si es de centro debe dejar que gobierne la izquierda con 156 diputados, como gobernó Zapatero, que es más que la derecha que tiene 137. Es justo, la izquierda supera a la derecha, y si ellos son de centro, deben exigir regeneración y quedarse en la oposición.

Si Pedro Sánchez quiere gobernar solo, con un equipo de independientes pactando el sí en su investidura con Podemos y Ciudadanos, también sería un gobierno posible ya que Rajoy tiene los mismos problemas que él. Para cualquier medida ambos necesitarían el apoyo de varios partidos así que serían gobiernos débiles pero controlados por un Parlamento vivo y fuerte. Eso es lo que han elegido los ciudadanos, control al gobierno.

Si IU media en la negociación y Podemos rebaja sus peticiones y apoya al PSOE, la gente jodida de este país tendrá algunas soluciones. Si no, Podemos quedará, como demostró al bloquear e ir a segundas elecciones, que al final han venido a la política a hacer presidente a Rajoy, que es lo que se planeó entre el PP y la televisión mencionada que los creó.

Los militantes y dirigentes de Podemos deben convencer a Pablo Iglesias de que es muy guapo, muy listo, un seductor con las mujeres y el inventor de la penicilina; que él es mejor que el Che Guevara, más rebelde que Nelson Mandela o Martin Luther King y más santo que el Papa. Deben hacerle ver a Pablo Iglesias que Jesucristo no es tan importante como él, que no hay nadie ni habrá nadie como él, nunca, y que debería dedicarse a la canción (con traje blanco, fajín morado y mano en el pecho), que seguro que también lo hará muy bien, porque es el más sexy y además infalible. 

Nada, a ver si ceden todos para que la gente deje de suicidarse o para que los niños puedan comer decentemente en la décima economía del mundo. Que digo yo que estaría bien. ¿no?

Compartir