Detenida una mujer en estado de embriaguez en Castilleja de la Cuesta por abandonar a su hijo de tres meses en un bar

2245

Agentes de la Guardia Civil de los puestos de Gines y Castilleja de la Cuesta tuvieron que acudir este jueves al rescate de un bebé de tres meses que se encontraba en situación de desamparo en un bar de un área de servicio de Castilleja de la Cuesta próximo a la A-49.

Según han indicado a través de una nota de prensa de la Asociación Unificada de Guardias Civiles los agentes acudieron en torno a las 4 de la madrugada de este jueves a la llamada de varios clientes de un bar que alertaron de que una mujer de 37 años de edad entró en un bar con signos evidentes de haber consumido bebidas alcohólicas y/o drogas, muy alterada y gritando a una niña de unos tres meses, reconociendo ser su madre.

Siempre según la nota de prensa de AUGC, la mujer se mostró «la mujer se mostró «muy nerviosa, increpando a las personas que se encontraban allí para que la invitaran a bebidas alcohólicas e insultando y llegando a agredir a las mismas, haciendo caso omiso de la menor, a la cual dejó en manos de los clientes», por lo que los clientes que allí se encontraban «se hicieron cargo de la menor y avisaron a las fuerzas de seguridad».

Rápidamente se personaron en el lugar una patrulla de la Policía Local de Castilleja de la Cuesta y otra de la Guardia Civil de Gines, que identificaron a los testigos y detuvieron a la mujer por un presunto delito de desamparo de una menor. La detenida dijo a los agentes que «no quería hacerse cargo del bebé», ante lo cual se hicieron cargo del menor los agentes de la Guardia Civil de Gines.

La patrulla trasladó a la pequeña al centro de salud de la localidad y tras comprobar que se hallaba en buenas condiciones de salud pasó a ser custodiada por una patrulla del puesto de Castilleja que seguidamente fue trasladada a un centro de protección de menores de Sevilla capital.

AUGC ha felicitado a sus compañeros por la actuación realizada, «porque a pesar de la falta de personal, medios y derechos, demostraron su profesionalidad, su vocación de servicio y su calidad humana, durante el tiempo que estuvo la pequeña entre los brazos de los mismos, dándole el calor y la calma suficiente para mantenerla tranquila, hasta ser entregada a los servicios de menores de la Junta de Andalucía».

 

Compartir