La Guardia Civil afirma que la Junta de Andalucía pagó 18 millones de euros de facturas falsas

Los agentes que investigan el Caso Marismas afirman que no se ejecutaron nunca las obras ni se recibió ninguna tubería.

Nunca se recibieron las tuberías que la Junta de Andalucía compró con la subvención europea para modernizar el regadío de las marismas del río Guadalquivir entre Sevilla y Lebrija.

En el denominado Caso Marismas la Guardia Civil investiga la malversación de 40 millones de euros en un proyecto fantasma que nunca se llevó a acabo. Según los agentes la compra de tuberías se realizón con “facturación falsa” ya que “ese año no se ejecutó obra alguna”.

El Grupo de Delitos Económicos afirma que “no se detecta compra alguna por parte de la UTE Riegos Marismas —empresa encargada del proyecto— con las empresas relacionadas con la venta de tuberías en el año 2005” y que hay pruebas claras “de que no se facturó por compras el acopio de tuberías en diciembre de 2005”. Con lo cual “es evidente la falsedad de la primera certificación” aprobada por la Junta de Andalucía en aquel tiempo.

Sobre los movimientos de tierra que realizaría la empresa Tegner, los agentes aseguran que hay cuatro facturas falsas que suman 3.210.778 euros “pues en el mes de diciembre de 2005 y enero de 2006, a los que corresponden esas facturas, no se realizó trabajo en la obra por esas importantes cantidades”.

La Guardia Civil cree que ocurrió lo mismo con Meci Works, la empresa que suministraba las tuberías que también facturó 14.856.280 euros.

En total la Junta de Andalucía pagó 18 millones de euros a empresas que emitieron supuestamente facturas falsas. La Unión Europea subvencionaba un total de 60 millones de euros.

Tegner y Meci ganaron el concurso en primera adjudicación pero luego la Junta las retiró por no tener certificación para realizar obras públicas. Se repitió el concurso y se concedió a Befesa a pesar de quedar la quinta en la valoración. Befesa, filial de Abengoa, adquirió los suministros de Tegner y Meci según un contrato firmado ante notario antes de la adjudicación. Emilio García “El Murciano” un empresario de Los Palacios, es dueño de Tegner. Meci pertenece a Manuel Moreno que está también siendo investigado por el caso Aquamed de Valencia.

Según los agentes Tegner ganó el primer concurso gracias al apoyo de Diego García, de la Comunidad de Regantes a cambio presuntamente de un Mercedes ML 320. Al parecer la empresa Genil Oil, cliente de Tegner compró el Mercedes y lo vendió inmediatamente a un intermediario llamado Ginés. Este intermediario se lo vendió por 57.000 euros a Diego García, máximo responsable de la adjudicación del concurso.

En resumen, se amañó el concurso presuntamente, no se hizo ningún trabajo ni hubo siquiera tuberías. El juez ha recibido el atestado y decidirá en breve.

Compartir