Un asesino de permiso se pasea frente a la casa de la víctima en Utrera

Hace casi doce años, Andrés Reyes asesinó a María de los Ángeles González, su pareja de tan solo 18 años. El día 28 de noviembre de 2004 le asestó 21 puñaladas, un crimen de violencia de género que hizo que Utrera se echara a la calle manifestando en masa su repulsa a esta lacra que golpea la sociedad.

El asesino ha disfrutado de un permiso de tres días en los que ha paseado por las calles de Utrera antes de ponerse a disposición judicial en Albolote (Granada). José González, hermano de la asesinada, ha denunciado en las redes sociales este tipo de permisos sin haber cumplido la mitad de la pena de 24 años.

Para poner las cosas peor, la familia González sufrió la pérdida de uno de los hijos de María de los Ángeles

al no superar una enfermedad. La familia se queja por la falta de información del permiso ya que se enteraron por un conocido de instituciones penitenciarias que el asesino iba a visitar a su madre enfrente de la familia González.

¿Es justo que tengamos que aguantar que el asesino de mi hermana haya estado sentado en Utrera en un bar comiendo tan campante? No sabemos por qué le han dado un permiso. En estos días hemos recibido insultos de su madre y de su propia hermana, tenemos que aguantar que un asesino se pasee por Utrera y nos insulte. ¿Quién nos explica eso?”, declara amargado José González, hermano de la víctima.

La familia recogió 61.000 firmas para que el asesino no volviera a Utrera y que entregaron a Francisco Jiménez (PA), alcalde de Utrera. “Estamos indignados con el juez de vigilancia y con el alcalde de Utrera, José María Villalobos (PSOE) porque ni se ha puesto en contacto con nosotros, no nos ha recibido y a mí me ha bloqueado en Facebook. Solo queremos su ayuda”, afirma José González.

Compartir