Apuñala a su mujer 15 veces y luego llama a emergencias para salvarla

La Audiencia Provincial de Córdoba ha condenado a un hombre, acusado de apuñalar 15 veces a su mujer y herir al hombre que le acompañaba en el coche, a diez años y seis meses de cárcel.

Según la sentencia el acusado ha sido condenado a cuatro años y seis meses de prisión y siete años de alejamiento por un delito de lesiones ejecutado con instrumento peligroso con las agravantes de alevosía, ensañamiento y parentesco y la atenuante de confesión. A su vez la sentencia recoge tres años de cárcel y seis años de alejamiento por un delito de maltrato familiar habitual así como una indemnización de 58.629 euros por el tiempo de curación y las secuelas.

A su vez la Audiencia le condena a tres años de prisión y cinco de alejamiento por lesiones realizado con instrumento peligroso así como una indemnización de 25.325 euros por las heridas que causó al acompañante de su mujer.

Los jueces rechazan el delito de homicidio o asesinato en grado de tentativa “por haber desistido del mismo cuando se encontraba ejecutándolo y por haber tratado de evitar la muerte de la mujer con los medios a su alcance”.

A su vez aprecian que la versión de la mujer es “muy creíble” de ser “atacada con serio riesgo de morir” cuando “el acusado asesta 15 puñaladas a su víctima, algunas de las cuales son por propia naturaleza mortales, como han puesto de manifiesto los forenses”, utilizando “una navaja de seis centímetros de hoja, apta en potencia para matar”.

Los jueces señalan “el repentino cambio de actuación” del acusado que “pasa de apuñalar repetidamente a su mujer, tratando de matarla, a requerir la asistencia urgente de los servicios sanitarios” recogiendo así también la versión del acusado “es muy verosímil y se corrobora periféricamente por los demás datos que obran en la causa –grabación de su llamada al 112 y conversaciones telefónicas con agentes de la Policía Local–, sin que haya sido desmentido por ninguna otra versión creíble”.

La sentencia afirma “el comportamiento maltratador” que ha mantenido “a lo largo del tiempo” confirmando la versión de la víctima y las declaraciones de la hija de ambos, entonces menor de edad y hoy mayor de edad. Los jueces califican estas declaraciones de “estremecedoras, que albergan la cruel realidad de lo vivido por estas personas, y que son testimonios totalmente avalados por la pericial”, añaden.

Los magistrados consideran probado que durante toda la relación el acusado “con la intención de menoscabar su integridad corporal y su dignidad” en presencia de sus dos hijos menores “le ha dado golpes, empujones, puñetazos” a la vez que le insultaba.

A su vez el acusado ha ejecutado “un control coercitivo permanente en todos los aspectos de la vida” de la mujer, el trabajo, familia, amigos, el dinero…etc “llegando a aislarla social y familiarmente”. Una actitud “constante durante la convivencia” que le ha causado a ella “un desajuste psicológico grave de carácter crónico e inadaptación en todos los aspectos de la vida, necesitando terapia psicológica especializada”.

LOS HECHOS

El acusado localizó a su mujer en un paraje de campo próximo a La Puebla de Los infantes (Sevilla), a través de una aplicación informática para móvil que el acusado le instaló “sin que ella lo sepa”.

De esta forma localizó a las víctimas, ella lo descubrió y el acompañante salió del vehículo. El acusado se abalanzó sobre él “con la intención de pegarle, cayendo al suelo éste y levantándose de inmediato, forcejeando los dos de frente y propinándole entonces tres puñaladas con una navaja multiusos de seis centímetros de hoja, que llevaba abierta», hecho que hizo huir al herido.

La mujer intentó huir en el coche pero el acusado, tras intentar abrir la puerta, “de manera imprevista rompió el cristal y, queriendo matarla, le asestó con la navaja 15 puñaladas —una en la cara y las restantes en el tórax–”», mientras la insultaba y le gritaba “Te voy a matar, te voy a enterrar”, mientras la víctima se encontraba “acurrucada en sí misma”.

Tras esto, “súbitamente” dejó de apuñalar a la mujer “taponó una de las heridas por la que manaba abundante sangre y llamó al 112, para que auxiliaran a la víctima, llegando la Policía Local y los servicios médicos al poco tiempo”, que llevaron al hospital a la mujer a un hospital donde la operaron de urgencia.

Compartir