Condenado por asesinar a un sacerdote, tío de la esposa del asesino

Un hombre ha sido condenado a 17 años por la Audiencia de Sevilla por asesinar a un sacerdote de 75 años, vicario de la parroquia de San Isidoro. La víctima era tío de la mujer del asesino al que éste culpaba de sus problemas familiares.

El acusado, J.E.A.F., de 53 años, ha sido condenado a su vez a pagar las costas y a indemnizar con 184.000 euros a los familiares de la víctima, sus cinco sobrinos a los que no podrá acercarse a menos de 200 metros.

La sentencia judicial aprecia la anomalía psíquica del acusado como atenuante y recuerda en su sentencia que el jurado ha considerado por unanimidad culpable al acusado.

El magistrado considera probado que el pasado 16 de julio de 2015 a las 20:00 el acusado se abalanzó sobre Antonio Carlos Martínez Pérez cuando entraba en su casa de la calle Francisco Carrión Mejías de Sevilla. La sentencia recoge el ánimo de matar al sacerdote al cual le asestó nueve cuchilladas, en el tórax, abdomen y una de ellas en el corazón, lo cual le hizo fallecer de forma casi inmediata.

El agresor se acercó a él desde atrás en el reducido espacio del portal, le tocó en el hombro o llamó de otro modo su atención para que se volviera, y cuando lo hizo comenzó de inmediato a apuñalarle, a sabiendas de que en esas condiciones el atacado no tenía ninguna posibilidad de salvarse” detalla la sentencia.

Según el juez, el afirma que el asesino padecía una patología psíquica denominada “trastorno de adaptación” como consecuencia de la crisis en su matrimonio y la relación con sus hijos. Esta crisis el asesino las achacaba a la víctima. “En virtud de su edad y de su condición sacerdotal, don Carlos ejercía un papel de referencia y autoridad sobre sus sobrinos superior al que por lo general corresponde a un tío” explica la sentencia.

Compartir