La Policía impide a tiros que un hombre atropelle a una multitud de personas en Sevilla

Gracias a la rápida y heroica actuación de dos agentes, uno de los cuales fue atropellado, se pudo impedir que hubiera más heridos. El suceso se produjo la madrugada del pasado 1 de noviembre en la discoteca Antique.

La pasada madrugada del lunes al martes se pudo producir una auténtica tragedia en los alrededores de la discoteca Antique situada en la isla de la Cartuja. La rápida intervención de dos agentes de la Policía Nacional salvó la vida a decenas de personas.

Los hechos ocurrieron entorno a las cuatro y diez minutos de la madrugada del martes 1 de noviembre. Una patrulla de la comisaría del distrito de Triana se encontraba haciendo una ronda por la calle Matemáticos Rey Pastor y Castro cerca de la discoteca Antique y donde se encontraban decenas de personas haciendo una botellona.

Los agentes escucharon un fuerte acelerón de un vehículo, un Seat Altea de color negro. Cuando se acercaron vieron a una decena de personas que le recriminaban al conductor su conducta puesto que había estado a punto de atropellar a varios viandantes.

Los agentes de bajaron del coche patrulla y constataron que el conductor se mostraba muy agresivo con las personas a las que había estado cerca de atropellar. Los agentes pidieron al conductor que parase el motor del coche y este se negó. Acto y seguido los policías se acercaron al coche cada uno por un lado y mientras uno se intentó introducir por la ventanilla del copiloto para extraer la llave del contacto el otro abrió la puerta del lado del piloto para intentar impedir una posible fuga.

En ese instante, el conductor hizo una maniobra brusca marcha atrás chocando contra otro turismo y dejando atrapado al policía entre los dos vehículos. Al no poder seguir marcha atrás el sospechoso aceleró de nuevo hacia adelante.

El coche se dirigió a una multitud de personas que se encontraban en medio de la calle haciendo una botellona. Uno de los policías dio el alto a gritos al conductor pero éste hizo caso omiso. No llegó a atropellar a nadie pero estuvo muy cerca. Los jóvenes se apartaron en el momento justo.

Aun así, continuó la marcha a toda velocidad. Uno de los policías sacó su arma reglamentaria y comenzó a disparar a las rueda trasera derecha del coche. Tras reventar la rueda el delincuente continuó la marcha pero se estrelló contra una valla y varios coches que se encontraban aparcados.

El vehículo quedó ya inutilizado por las colisiones y el conductor se bajó y continuó la fuga a pie dirigiéndose hacia la orilla del río Guadalquivir bajo el puente de la Barqueta. La policía pidió refuerzos y hasta el lugar llegaron varios agentes que se unieron a la búsqueda del fugitivo por la margen del río.

Tras más de 20 minutos un testigo avisó a los agentes de que había visto a un joven salir del agua. El hombre quedó detenido y fue trasladado al centro de salud del Cachorro para que recibiera atención médica. Acto y seguido fue llevado a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de la avenida Blas Infante desde donde pasará a disposición Judicial.

El arrestado es un joven de 25 años cuyas iniciales son S. G. C. y su vehículo fue intervenido y trasladado por la grúa municipal para que fuera inspeccionado por la Policía Científica. Los dos agentes resultaron heridos leves.

Compartir