La “manada del Prenda” pudo cometer un tercer delito a otra joven en Dos Hermanas

515

La Policía Municipal de Pamplona ha recibido información que vincula a uno de los detenidos por la presunta violación  ocurrida de San Fermín con otro acto violento sobre una joven en febrero de 2010 en Dos Hermanas (Sevilla).

El guardia civil del grupo implicado, Antonio Manuel Guerrero Escudero, está siendo investigado por un juez por un hecho

Un sargento del Ejército con las iniciales V.M.M.S, encontró una joven tirada en la calle en Dos Hermanas a las nueve de la mañana totalmente desorientada que aseguró que tras una noche de fiesta con varios jovenes, se encontró sin sus objetos personales y con dolores de cabeza y piernas en las inmediaciones de la base militar El Copero de Dos Hermanas. El sargento le propuso llevarla a un hospital o a la Guardia Civil para presentar denuncia pero la chica rechazó la propuesta y pidio ser llevada a casa de su padre, cerca de allí. El militar llevó a la joven a casa de su padre e informó a sus superiores de los ocurrido.

Tras conocer la presunta violación en Pamplona, el militar reconoció al Guardia Civil, Antonio Manuel Guerrero Escudero, como una de las personas que estaba con él en la base militar en Dos Hermanas y lo puso en conocimiento de los investigadores en Pamplona.

Los agentes comenzaron un nuevo procedimiento y lograron identificar a la joven y localizarla en redes sociales. El magistrado de Pamplona decidió inhibirse para que sea el juzgado de Dos Hermanas el que lleve a cabo la investigación esta presunta agresión en 2010. En su auto establece que “se remitirá testimonio de todo lo actuado para que por ese Juzgado se realicen todas las diligencias necesarias para comprobar el delito, averiguar e identificar a los posibles autores y proteger a los ofendidos y perjudicados por el mismo en tanto no se acepte la competencia”.

Si se confirma, esta causa sería el tercer acto de la “manada”, como se denominan sus mismos integrantes, investigados por sus acciones nocturnas. El primero la supuesta violación en grupo de San Fermín, la segunda, dos meses antes, en Pozoblanco (Córdoba) donde el Guardia Civil, “el Prenda” y otros dos amigos abusaron supuestamente de una joven en estado de semi-inconsciencia tras subirse al coche con ellos. Ambos casos fueron grabados por ellos y difundidos en sus grupos de WhatsApp.

Compartir