Los sioux vencen a las petroleras “blancas” y plantan cara a Trump

Tras una dura lucha de meses, los sioux logran proteger sus tierras sagradas de una obra petrolera que amenazaba sus vidas

Los sioux han tenido que alzarse de nuevo para defender sus tierras en varias ocasiones tras el genocidio y casi exterminio de la población india en América del Norte en el siglo XIX. En 1973 se manifestaron por la mala gestión del Gobierno Federal de Dakota del Sur y han vuelto a hacerlo ahora.

 

La tribu sioux de Standing Rock ha conseguido paralizar el oleoducto en Dakota del Norte que pretendía atravesar sus tierras ancestrales. Más de 8.000 nativos junto con el apoyo de activistas, ecologistas e incluso veteranos de guerra, han logrado parar el proyecto de la empresa Energy Transfer Partners.

Varios centenares de personas se levantaron en abril para bloquear el Dakota Access, el oleoducto que pasaba bajo el río Missouri, cruzando terrenos sagrados y poniendo en riesgo las aguas por contaminación.

La empresa pretende unir Dakota del Norte con las refinerías de Illinois a través de dos estados con un presupuesto de un presupuesto de 3.800 millones de dólares. La protesta ha obtenido resultados ya que el Cuerpo de Ingenieros del Ejercito de los EEUU ha asegurado que buscará una ruta alternativa para el tramo en cuestión. Con esta victoria, los sioux abandonarán los campamentos donde han estado soportando grandes heladas durante su lucha.

Esta victoria puede resultar estéril si Donald Trump apuesta por volver al proyecto original como manifestó en el pasado. Si lo hace, los sioux volverán a desenterrar el hacha de guerra.

Compartir