Los errejonistas rechazan a Iglesias como candidato de ‘consenso’

El sector errejonista de Podemos abre el debate sobre la secretaría general tras los sucesos de Nochebuena y la destitución de José Manuel López

La parte más moderada de Podemos cuestiona de forma abierta a Pablo Iglesias como líder de la formación. A falta de un mes para Vistalegre II, la próxima Asamblea estatal, los partidarios de Íñigo Errejón están comenzando a criticar la figura de Iglesias al frente de la secretaría general y piden a cambio una candidatura de “consenso”.

De hecho están compartiendo un artículo del filósofo Santiago Alba Rico que parece no haber tenido eco favorable entre los ‘pablistas’.

El artículo se titula Los que no Podemos, y es una reflexión publicada en cuartopoder.es El filósofo, candidato de Podemos al Senado por Álava, da por amortizado a Iglesias y lo pasaría a una portavocía compartida, bien coral o colegiada.

Alba Rico critica el personalismo de Iglesias a la hora de dirigir el partido: “No es que no sea ‘pablista’, que es un alineamiento faccional; es que Pablo Iglesias no me parece un buen secretario general. Con su enorme inteligencia, su enorme talento oratorio y su enorme carisma, podría haber sido presidente del gobierno y, desde luego, haber dirigido un partido fresco, rupturista y democrático. Nunca será ya lo primero y ya no hará tampoco lo segundo. Su inteligencia, su talento y su carisma, demasiado grandes para su carácter, se lo han impedido” afirma el filósofo, sugiriendo una sucesión temprana.

Sólo él podía poner en marcha Podemos en un año, pero es él quien puede destruirlo en la mitad de ese tiempo. Lo admiro por lo que hizo; pero me gustaría evitar lo que va a hacer”, asevera Alba Rico, sobre la posible purga de errejonistas si gana Iglesias en la Asamblea Estatal de febrero.

El escritor apuesta por “que cualquiera -incluso el Pato Donald- sea tras Vistalegre II nuestro secretario general y Pablo Iglesias, portavoz inspirado, ponga su verbo y su genio, junto al de muchas otras, a las órdenes de un partido en el que se ventilen las diferencias estratégicas -que las hay- en marcos transparentes y democráticos y siempre a partir del presupuesto de que todos compartimos las ‘intenciones’ y de que ninguna ‘objetividad’ nos convierte en enemigos de ‘los nuestros’. Vistalegre II no nos devolverá la virginidad; me conformaría con que nos devolviera la sensatez”, sentencia Alba Rico, tío de Nagua Alba, líder de Podemos en Euskadi, próxima a las ideas de Errejón.

El filósofo apuesta por una candidatura “de consenso” como secretario general para no dividir más el partido. Tras la trifulca vía Twitter de Nochebuena y la destitución de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid ha levantado los ánimos en un sector que no pensaba cuestionar a Iglesias pero que ahora barajan todas las posibilidades.

Los errejonistas podrían plantear una secretaría general con menos funciones en portavocías, para que estén más repartidas, coincidiendo con los anticapitalistas de Miguel Urbán que declaró “No creo en los secretarios generales. Creo en las direcciones colectivas. Al final, del debate siempre sale un idea mejor” resaltó.

Compartir