Opinión

¿Por qué la prensa española apoya a la ultraderecha anglosajona en Siria?

García Ferreras en París tras los atentados yihadistas

¿Por qué medios que supuestamente son de izquierdas apuestan por el imperialismo yanki? ¿Por qué no condenan un ataque a un país soberano saltándose la legalidad internacional? ¿Quiénes son los accionistas de estos medios? ¿Son realmente de izquierdas o es una pose para ganar dinero?

Al ver las noticias internacionales de Cuatro, La Sexta, TVE o cualquier otra televisión nacional, no se encuentra diferencia alguna. Todos compran los paquetes de noticias a Reuters, que es la agencia de noticias de la ultraderecha anglosajona que apuesta por el control de Oriente Medio mediante la guerra con el apoyo de Israel, Qatar y Arabia Saudita; un control por las armas, aunque las víctimas de este proceso sean mujeres o niños y por supuesto la verdad, su fin justifica los medios.

Después de la mentira de las “Armas de destrucción masiva” que les sirvió para destruir Irak y saquear sus recursos durante años, ahora han pasado a un supuesto ataque químico de aviones sirios.

Medios y periodistas que estuvieron en contra de la guerra de Irak compran a diario los preceptos de la OTAN y Reuters y lo difunden sin contrastar ni dudar de estas fuentes.

Sobre todo, si todos los expertos militares afirman que nunca se utilizan las armas químicas en bombardeos aéreos, al menos que alguien dude de la versión de la ultraderecha anglosajona ¿no?

La campaña mediática contra Siria se difundió en minutos, sin embargo, los terroristas mataron días después con un atentado a cientos de personas, mujeres y niños que huían en autobuses, y sin embargo no se ha visto aún a García Ferreras con su boina parisina allí recorriendo los autobuses calcinados.

Bush, Obama y los Gobiernos de Gran Bretaña y Francia establecieron una línea imperialista y belicista en Oriente Medio que ha provocado la multiplicación de los grupos terroristas, las guerras de Siria o Libia y la exportación de las bombas a Europa, con clamorosos errores de los servicios secretos. Siempre fallan los servicios secretos, no la policía, en un tipo de guerra sucia ineficaz que ya apesta. El último fallo fue retirar los bolardos la noche antes de que el terrorista llegara con el camión en Estocolmo. ¿Cómo sabía el terrorista que allí ya no había bolardos? ¿Y por qué se retiran la noche antes? Si repasamos los numerosos errores de los servicios secretos europeos esto parece de Mortadelo y Filemón, o es algo muy chungo. 

Es curioso, la virulencia contra Trump ha terminado en cuanto ha atacado a Siria, que era lo que apoyaban los medios de la ultraderecha, la organizadora de las guerras libia y siria, Hillary Clinton y sus supuestos medios ‘progresistas’.

Aquí ha ocurrido lo mismo y es triste y peligroso. Se tiene a un nota comentando la última ‘tontá’ que ha dicho Trump pero no se profundiza en el poder de los ‘Halcones’ y la CIA en EEUU. Los medios de comunicación son vitales y pararon guerras como la de Vietnam. Eso lo aprendió la CIA, que gobierna EEUU desde la posguerra, y desde entonces las multinacionales se han hecho dueñas de la prensa, como palanca de poder, comprando medios tanto de ultraderecha como ‘progresistas’.

Siria ha dicho que bombardeó un depósito de municiones y acusa a los terroristas de tener esos agentes químicos, que ya se demostró que adquirieron de Turquía. Además pide una investigación neutral para que se esclarezca lo sucedido. De hecho esto perjudica al Gobierno de Siria, que está ganando la guerra, con lo cual, es totalmente absurdo que ordenara un ataque así. Sin embargo la misma prensa ‘mainstream’ de la ultraderecha anglosajona veta la información cuando los terroristas utilizan este tipo de armas, la última vez, ayer en Mosul.

Otra cosa curiosa son las palabras ‘rebeldes’ o ‘insurgentes’ que utiliza medios como La Sexta o Cuatro para describir a grupos yihadistas que tienen miles de mercenarios chechenos o saudíes entre sus tropas, que utilizan niños-bomba y que cuentan con armas y munición de la OTAN que han recibido a través de Turquía o Jordania. Cualquiera que sepa algo de las guerras en el mundo de los últimos 200 años, sabe que un ejército sin suministros durante semanas está muerto, como ocurrió por ejemplo en Stalingrado. Entonces ¿De dónde reciben durante años el Daesh/Isis, Al Qaeda/Al-Nusra sus municiones y armamentos de última tecnología norteamericana? ¿A dónde han ido a parar los 82.000 millones de euros que Arabia Saudita está gastando en presupuesto militar? Un país de 31 millones de habitantes, donde se crucifica a la gente, tiene un presupuesto militar mayor que Rusia y ¿A ninguna televisión nacional le suena raro?

¿Por qué el Gobierno de Obama no bombardeó a las columnas de vehículos yihadistas en el desierto o puso trabas a que los familiares de víctimas del 11-S acusaran en sus juicios a Arabia Saudita? ¿Por qué el avión de la familia Bin Laden fue el único que pudo cruzar el espacio aéreo de EEUU ese fatídico día? ¿Tiene algo que ver los negocios que mantienen entre ellas desde hace décadas las familias petroleras de los Bush y los Bin Laden?

Y podríamos plantear cientos y cientos de preguntas, como el avión fantasma que se estrelló contra el Pentágono y volatilizó cualquier rastro de las casi 200 personas que iban a bordo, algo científicamente imposible. Además, ni el mejor piloto de caza del mundo puede poner un avión de transporte civil a esa altura durante kilómetros y estrellarlo contra el Pentágono. Hace poco han revelado unas fotos donde se ve un agujero en una pared (provocado por un misil claramente) y además no sale en las centenares de cámaras que vigilan el edificio, uno de los lugares más seguros del mundo, ni una sola imagen del supuesto avión, nada. ¿Y eso no es imposible? ¿Nadie lo cuestiona? Teniendo en cuenta que todavía hay 80.000 documentos clasificados del 11-S todo vale. 

El 21 de agosto de 2013 hubo un ataque químico cerca de Damasco donde murieron centenares de personas y los principales medios y gobiernos occidentales acusaron a Siria sin tener ninguna prueba. Cuatro meses después un diputado turco publicó los documentos que demostraban que el gas había sido adquirido en Turquía, miembro de la OTAN, que se había entregado con la ayuda del Gobierno de Erdogan a Ilhami Bali ,líder de la organización terrorista Isis en ese país. Ese diputado ha sido acusado por Erdogan de alta traición y fue encarcelado.

Además, prueba de que no toda la información recibe el mismo trato es el caso de Wikileaks, que destapó la relación de la familia Erdogan con la financiación del grupo terrorista Isis a través de una empresa llamada PowerTrans. Esta empresa que operaba en paraísos fiscales occidentales, compraba el petróleo que los terroristas transportaban en camiones por el desierto bajo las narices de los aviones de la OTAN y lo vendía a Europa. Sin embargo no hubo titulares masivos sobre esto. Solo cuando Rusia destruyó esos camiones que financiaban a los terroristas Occidente volvió a cargar contra Putin. Esos terroristas luego atacan ciudades europeas pero nos cabreamos con Rusia si destruye sus fuentes de financiación. ¿Qué está pasando aquí? En España, si un terrorista ha estado en Siria combatiendo con el Isis se le detiene. ¿Por qué no hace lo mismo Gran Bretaña, Francia o Alemania? ¿Y por qué esos retornados atentan bajo la vigilancia de los servicios secretos de esos países? ¿Tiene algo que ver con el entrenamiento de esos servicios secretos, el Mi6 británico por ejemplo, de mercenarios para la guerra en Siria o Libia?

No digo que haya que creer solo a Siria o a Rusia en este conflicto pero la prensa debería ser independiente e intentar buscar la verdad, o al menos parecerlo. No debería justificar agresiones ilegales, ni supuestos ‘rebeldes’ chechenos en Siria y ver un “Eje del Mal”, como bautizó el lumbreras de Bush, en diversos países que curiosamente han sido destruidos o invadidos por la OTAN.

Con la saturación de información parece que nos estamos volviendo mongolos y hoy pueden acusar a alguien de cualquier barbaridad y muy poca gente lo analiza o reacciona. La era de la ‘posverdad’ esconde la mentira y con la mentira se puede llegar muy lejos, tan lejos que no haya retorno en esta era nuclear. Mejor será que respetemos la Ley Internacional porque si los medios, empezando por los que supuestamente son de izquierdas, jalean la guerra al unísono, aunque mueran niños en ella, esto pinta muy feo.

Add Comment

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies