Susana Díaz a Ferreras: “yo soy muy cariñosa, usted lo sabe”

La lideresa ha dicho frases vacías, dignas de Rajoy, como "Los socialistas somos socialistas"

Susana Díaz se ha sometido a un nuevo intento de lavado de cara en La Sexta, en esta ocasión en Al Rojo Vivo en una “entrevista” que más bien ha sido un mitin. Hoy la lideresa responsable del derrocamiento de su secretario general elegido por la militancia, ha tenido un masaje matinal en la cadena SER, del Grupo PRISA, y ahora tenía el segundo en La Sexta, Grupo Atresmedia, ambos grupos mediáticos amigos de la vicepresidenta.

La complicidad entre Ferreras y Díaz ha quedado patente en todo momento con preguntas que compraban el argumento de la presidenta andaluza y que prácticamente se respondían solas. De hecho parecía como si Ferreras le hubiera pasado las preguntas a su cuñada, que trabaja para Susana Díaz o al revés, que Díaz se la había dado a su cuñada y ésta al famoso periodista, ya que era todo una alfombra azul Génova para que la baronesa se explayara tranquilamente.

Javier Aroca le preguntó a Díaz sobre si el PSOE hizo algo mal durante la etapa previa a la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general. Pero Susana, como buena alumna aventajada de grandes políticos andaluces como Manuel Chaves, sabía salir por los cerros de Úbeda evitando responder con claridad. Aroca se refería a los 4,5 millones de votos que había perdido el PSOE, en la época de Rubalcaba y si tenía que ver con la nefasta oposición que hizo éste último, con una portavoz que hablaba como si fuera la ‘seño’ riñendo a los niños de parvulario. También preguntó si había una crisis de la socialdemocracia a nivel europeo. Aroca le dijo que si el problema no era que la socialdemocracia pactaba con la derecha. La baronesa lo negó todo, nadie repreguntó. Dijo “Los socialistas somos socialistas“, gran frase, a la altura de “un plato es un plato” de Mariano Rajoy, su socio bipartidista.

Nadie le preguntó por supuesto por el ‘golpe’ del 1 de octubre ni los 31 anteriores que había ejecutado con mano de hierro en su ascenso en el partido. Ni tampoco por los casos de corrupción o por sus insultos en el debate.

Cristina Pardo fue a realizar dos preguntas a la presidenta pero el presentador, le repitió muy serio dos veces, que solo hiciera una. La periodista realizó sin embargo las dos, si podría cohabitar con Pedro Sánchez y si perdiera ella, si quedaría desautorizada ante los militantes. Tuvo que volvérselas a preguntar porque no respondió ninguna. “No me ha contestado ninguna de las dos” dijo Cristina Pardo sonriendo. La lideresa volvió a responder con palabras vacías, entonces Ferreras miró a Cristina Pardo y finalmente la periodista dejó el tema pasar, a pesar de que no le había respondido.

Fernando Berlín le preguntó como iba a recuperar parte de los 5 millones de votos que se habían ido a Unidos Podemos. Ella no le contestó de nuevo hablando de ‘complejos’ y ‘pinzas’ sin que nadie le preguntara por qué es la preferida por la derecha. Ferreras le sacó la pregunta de Patxi, el socio de la lideresa, sobre qué era una nación, y de nuevo ella respondió conforme al guión previamente establecido.

El momento de mayor euforia susanista llegó cuando Ferreras preguntó a Díaz sobre si le volvería a decir “cariño” a Pedro Sánchez a lo que la faraona andaluza respondió: “yo es que soy muy cariñosa, usted lo sabe”. Si, tú le tienes mucho cariño a Pedro Sánchez, eso lo sabe todo el mundo.

Ante la respuesta se pudo apreciar como la cara de Ferreras se tornaba en un color rojo 100% PSOE tal y como reza en el eslogan de campaña de Díaz. Un cariño que viene de lejos dado que la cuñada de Ferreras mantiene lazos profesionales con la Junta de Andalucía. Al final Ferreras dijo que Pedro Sánchez no había querido ir al programa a ser entrevistado: “Ellos sabrán por qué” dijo. ¿Y todavía te preguntas por qué, ‘cariño’?

Compartir