Sin eufemismos

¿Cómo encontrar una pieza de desguace para nuestro vehículo?

En el momento en el que nos compramos nuestro flamante vehículo todo son ventajas. No obstante, conforme va pasando el tiempo es muy probable que empiecen a aparecer los primeros problemas.
Puede llegar la situación en la que necesitemos de un determinado recambio o pieza para poder arreglar el problema pero que el fabricante ya no la comercialice, por lo que no tendremos la opción de comprarla nueva.
En este caso tenemos la opción de acudir a desguaces de vehículos en dónde, con un poco de suerte y paciencia, podemos hacernos con esa pieza en cuestión. Este es el proceso más común para localizar piezas de desguaces.

Paso a paso: localizando una pieza de desguace sin morir en el intento

Primeramente habrá que saber exactamente la pieza que nos hace falta y esto puede llegar a ser algo complicado. Si tenemos conocimientos de mecánica, simplemente deberíamos de encontrar en dónde está el fallo y una vez que tengamos localizada la pieza en cuestión, habría que ver el manual de instrucciones del vehículo para saber cuál es la referencia de la misma.
Una vez que tengamos la referencia en nuestro poder se nos abrirá un nuevo mundo de posibilidades, pero en ciertos casos la pesadilla sólo acabará de empezar.
Si no queremos complicarnos la vida en este punto, siempre podemos llevar el coche al taller para que arreglen el vehículo. Ahora bien, en ciertos talleres no se complican mucho cuando la pieza no es fácil de localizar; es posible que finalmente tengas que buscarte tú la vida. En ocasiones hasta vale la pena, porque puedes ahorrar mucho dinero.
Si no tenemos la posibilidad de comprar la pieza nueva, bien porque ya no la fabrican, bien porque es muy cara, entonces nos quedará el recurso de los desguaces.
Ir a un desguace, teniendo la referencia en cuestión, debería de ser tan sencillo como acudir a la persona que atiende el mostrador y mediante su sistema informatizado, deberían indicarnos si tienen o no disponibilidad de la misma. Además, muchos desguaces colaboran con otros de la misma marca, incluso hasta de la competencia, para derivarte a cualquiera de ellos si no tuviesen la pieza en ese momento.
El problema viene cuando no tienen ese recambio en cuestión.
Hace tan solo unos años, parece que no había más remedio que recorrernos todos los desguaces de la región, perdiendo mucho tiempo y no siempre teniendo garantía de que íbamos a tener algún tipo de resultado.
Ahora las cosas son diferentes gracias a los desguaces online: estamos hablando de poderosas herramientas que de la misma manera que la persona encargada de la administración del desguace introducía la referencia y le aparecían los resultados, nosotros podemos hacer lo mismo desde nuestro ordenador, sin salir de casa.
De esta forma, en cuestión de minutos podremos saber la disponibilidad de la pieza, tramitar el pedido y recibirlo en casa o en el taller, sin haber pisado ni siquiera el desguace.
Si buscas una pieza determinada, es más que recomendable pedirla online.

loading...