Emiliano se la envaina firmando el fin de susanistas, momias, carapanes y lumbreras

Emiliano García Page felicitando el año nuevo. Fuente: Youtube

El ‹susanismo› está ‹muerto y matado› con la última jugada para salvar su pellejo político de Emiliano García-Page, uno de sus principales valedores. ¡¡Ha pactado con Podemos!! ¡¡Sacrilegio!! ¡Van a formar parte del gobierno manchego! Lo mismo que le negaron a Sánchez y una práctica similar a la de Javier Lambán o Ximo Puig desde hace meses. Ahora él tiene también que hacerlo, como era lógico, porque el PSOE es un partido de izquierdas, al menos eso ponía en sus siglas.

El barón, que ha trabajado toda su vida gracias al PSOE y al que no se le conoce trabajo alguno fuera de la política, como la señora jefa y candidata fracasada, que tampoco la ha doblado fuera del partido, amenazó con que se marcharía si ganaba Pedro Sánchez.

La gente salió a las calles a pedir que tremendo ejemplo de Hombre del Renacimiento se quedara en su sillón. La policía hubo de emplearse a fondo para reprimir a la gente de izquierda que lloraba por la posibilidad de que uno de los grandes carapanes del susanismo pudiera irse. Las manifestaciones recordaron al mayo del 68, o la lucha por los derechos civiles en EEUU. Consiguieron doblegar su firme convicción y se aferró al sillón dorado.

Ahora, lamentablemente Emiliano ha tenido que ser pragmático y tragarse sus palabras. Ha perdido una mijita de prestigio político, si alguna vez tuvo, al tener que comerse la realidad y dejarse de hipocresía. Tanta vara que dieron, tanta conjura y puñalada política y ahora te ves así Emiliano. ¡Qué va a ser de ti! 

Ayer en La Sexta un periodista contó como la gestora ‹susanista› pactó silencio sepulcral con el PP de Don Mariano para no hacerse daño en las comisiones. Desconocemos si sus jueces y órganos de gobierno de magistrados y fiscales, van a seguir con el plan del viejo aparato socialista con el clan genovés de Alí Babá. La llegada de Pedro Sánchez ha echado por tierra los planes de enterramiento de la verdad. Las momias del PSOE, los barones y Su Majestad Cateta, se conjuraron para eliminar políticamente a Pedro Sánchez y salvar a Rajoy.

Pero la gente tenía dignidad y los echó, a pesar de PRISA, con sus mercenarios mediáticos, de El País, la Cadena SER o las manipulaciones de Atresmedia, con La Sexta a la cabeza, dirigida por el capitán Ferreras, ese ‘catedrático’ del ‹periodismo›, ejemplo vivo de la integridad de la profesión.

Ahora Omaita ha dejado tirados a todos sus valedores, a los lumbreras, hombres de ciencias, con sus caras inteligentes, venidos desde Carapania, para inventar la penicilina, pobrecillos, tanto talento desperdiciado. 

Fernández Vara no sabemos si volverá a trabajar con los muertos, ya que era forense de profesión. De ahí esa alegría de vivir que te entra por el cuerpo cuando escuchas a semejante héroe de la Democracia.

Lambán no ha especificado si los Dioses del Socialismo van a apoyarle en su prometedora carrera como modelo, a la que animo se dedique con esos ojazos que tiene.

Mario Jiménez, exvicepresidente de CajaSol sin tener estudios superiores y Verónica Pérez, la máxima, nunca hicieron un currículum, ni fueron a una entrevista de trabajo. Ambos han tenido que dejar sus estudios científicos y literarios para ver como Emiliano se come los Roscones de Reyes que dejó la lideresa mezclados con sus principios y palabras.

Carapania está de capa caída, el lumbrerismo tiembla, podría conocerse el pastel al no haber pacto con el PP. Rajoy irá a declarar el día 26 ante el tribunal con las medallitas y rosarios que el PSUSA le mande en un sobre. Si alguien acaba entre barrotes, a la sombrita, podrían pasarlo muy mal. Las puertas giratorias se podrían atascar y acabar todos en la calle de la Ignominia, regentando cada uno su colmaito. Sea.

Comentarios
Compartir