Sin eufemismos

Las alergias, ¿pandemia global?

Las alergias son un mal endémico en España, se estima que alrededor de 14 millones de españoles sufren algún tipo de alegría, esto supone nada menos que el 30 por ciento del total de la población, y las previsiones no son nada halagüeñas, pues los científicos aseguran que, para el año 2020,  la mitad de la población europea (uno de cada dos europeos) padecerá alguna alergia.

Las causas siguen sin estar completamente claras para el mundo científico, algo de culpa parece tener la polución que el hombre produce en el medio ambiente, el exceso de higiene en algunos casos, la mala alimentación, el consumo de tabaco, los conservantes y colorantes de los productos de consumo y, en general, todas aquellas actitudes y acciones que conlleven a una pérdida de las defensas en nuestro organismo.

Una alergia es la reacción que nuestro sistema inmunitario efectúa hacia algo que le molesta, y que no es común en el resto de las personas. Como norma general, aquellas personas que se consideran alérgicas son sensibles a más de una cosa. Las más comunes suelen ser el polen, los ácaros del polvo, las esporas de moho, la caspa de los animales, algunos alimentos, las picaduras de insectos y algunas medicinas.

Los síntomas más comunes a las alergias son los goteos nasales, estornudos, picazón, sarpullidos y edemas en la piel o asma, cerca del 6 % de las alergias afectan de manera directa a las vías respiratorias.  En España, 6 millones de compatriotas padecen de rinitis alérgica y 3 millones de asma.

La Alergia a los cosmeticos no suele ser demasiado frecuente en los usuarios de estos productos, aunque sí que se está notando un incremento constante entre la población que sufre alergias derivadas del uso de estos productos, principalmente en el rostro. Para conocer algunos trucos y consejos que eviten la desagradable sensación de la hipersensibilidad que un cosmético puede producir en la piel, la web de Bionike España que hemos referenciado al principio de este párrafo te será de mucha utilidad.

Como regla general, las alergias no suelen ser demasiado peligrosas, más allá de la incomodidad que supone, el malestar físico que produce o el deterioro leve físico que en ocasiones provoca. Pero en algunos casos, sobre todo aquellas relacionadas con la alimentación, sí pueden derivar de manera rápida en anafilaxia, que puede poner en riesgo la vida del paciente.

Alergias más peligrosas

La conocida como esofagitis eosinofílica es la forma de alergia alimentaria que se manifiesta con síntomas relacionados con el esófago y la parte superior del tubo digestivo y puede producir disfagia y en los niños produce alarmantes trastornos en su alimentación.

Cada vez afecta a más personas, sin distinción entre niños o adultos jóvenes. Se estima que afecta a una de cada 2.000 personas en España y así como en el resto de los países del entorno  de otros países desarrollados, constituyendo con toda seguridad la principal causa de síntomas esofágicos crónicos en personas con edades menores a los 30 años.

Los alimentos que más efecto tienen en la aparición de esta enfermedad son la leche, el trigo, el huevo, las legumbres, incluyendo la soja, aunque esto no se puede generalizar en todos los pacientes, ya que algunos alimentos causarán más efecto en unas personas que en otras. No existen estrategias de tratamiento por acuerdo general entre la comunidad médica, debido básicamente a su poca longevidad, por lo que no existen fármacos específicos para su tratamiento.

Como hemos comentado, hay casos en que bien merece un estudio y un análisis de un protocolo efectivo para saber actuar cuando ocurren los casos más extremos de anafilaxia, que es la reacción alérgica más grave que existe, debido a su extensión rápida y fatal que afecta a todo el organismo, convirtiendo esta reacción en un posible caso de mortandad que debe tratarse con adrenalina.

No se posee información epidemiológica ni se han desarrollado suficientes definiciones para que exista un conceso claro para identificar la anafilaxia, no hay datos precisos que determinen el porqué de su incidencia, prevalencia, recurrencia o riesgo de muerte, debido, como hemos comentado, a su naturaleza aguda y curso transitorio que no dan opción a estudios ni ensayos que puedan evaluar con eficacia algún tipo de tratamiento.

Por otra parte, las alergias que no tienen tratamiento, como esta, producen un notable descenso tanto en la productividad laboral como en el rendimiento en las escuelas, generando, por tanto, un impacto negativo importante en la economía del país, y es que hay aproximadamente alrededor de un millón de casos de absentismo laboral relacionados con las alergias, lo que viene a significar cerca de 100 millones de euros anuales en pérdidas por esta reducción de la productividad.

loading...