Sin eufemismos

Testigo de corrupción: “Tenía agarrados por los cojones a Juan Pablo Durán y a Rosa Aguilar”

La sobrina de la imputada detalla como se repartían "las subvenciones de los tontitos"

Eugenia Muñoz, sobrina de la presidenta de la Fundación Guadalquivir Futuro, Ángeles Muñoz, ha realizado unas declaraciones como testigo ante un juzgado de Córdoba que han sido silenciadas por la mayoría de los medios de comunicación.

En su declaración, la joven detalla el presunto uso indebido de dinero público de su tía y el respaldo político que decía tener.

Ángeles Muñoz está siendo investigada por el caso de las supuestas mordidas dentro de la Fundación Guadalquivir Futuro, relacionada con el PSOE-A de Susana Díaz.

Eugenia Muñoz declaró como testigo durante 25 minutos y según informa ABC afirmó: “Mi tía decía que tenía agarrados por los cojones a Juan Pablo Durán y a Rosa Aguilar”.

Su tía, Ángeles Muñoz, fue en las listas encabezadas por Juan Pablo Durán a la alcaldía en 2011. El todavía presidente del Parlamento andaluz está viéndose afectado por una serie de escándalos relativos a los contratos de la institución que preside aunque no ha dimitido ni la presidenta le ha pedido que se marche.

En cuanto a Rosa Aguilar, que le fue de IU, es ahora consejera de Justicia del Gobierno de Susana Díaz.

La testigo explica como su tía, presidenta de la fundación afín al PSOE-A, hacía continuos viajes desde Córdoba a Jerez para “llevar dinero” y detalla que cuando le preguntaban por el origen del dinero Ángeles Muñoz era directa: “De las subvenciones de los tontitos”.

A su vez, la sobrina afirma que cuando le preguntaba a su tía por la utilización de los recursos públicos ella le respondía: “Me lo deben. He hecho muchos favores”.

A propuesta del letrado de Podemos Andalucía, la testigo hizo estas declaraciones ante todas las partes del sumario de las mordidas como prueba preconstituida.

La sobrina ha detallado como Ángeles Muñoz iba a casa de su abuela durante unos cinco años y “Traía ‘turulos’ o fajos, cogidos con una gomilla de color verde donde habría unos cinco mil euros más o menos. Aparte, traía un sobre blanco con el sello de la fundación con tres o cuatro mil euros. (…) El fajo se lo daba a uno de sus hermanos (da el nombre pero no está investigado en la causa sin embargo) y le decía ‘guárdalo donde tú sabes’ ”.

El hermano, según la testigo, era quien recibía los “rulos” de dinero mientras que el sobre se repartía entre la familia: “1.500 euros a su madre (la abuela de la declarante) y el resto a otros familiares. (…) El sobre salía vacío de mi casa”, afirmó Eugenia Muñoz.

Este flujo de dinero cambió la vida de la familia hasta llegar a la ostentación según relata la sobrina:
“La fortuna le cambió demasiado. Tanto, que mi propia abuela decía que le daba miedo ese cambio de vida”.

De ser una familia que vestía ropa normal pasó a llevar ropa de marca y tener un nivel de vida de gente rica con relojes caros, televisiones, abrigos de piel de seis mil euros, viajes al extranjero y nacionales.
“De regalar un pijama en Navidad pasó a los bolsos muy caros de Bimba y Lola y Carolina Herrera” detallando que las necesidades de la materiales de la familia se cargaban a la fundación.

“Mi abuela tuvo que hacer una obra para un cuarto de baño adaptado y mi tía (Ángeles Muñoz) le dijo al albañil que pusiera la factura de la obra a nombre de la fundación” asegura.

Esta explosiva declaración se hizo ante el Ministerio Fiscal, la defensa de los imputados, los representantes de la acusación, dos exempleados que pagaron supuestamente sobornos y el grupo parlamentario Podemos Andalucía.

Sobre este caso ha hecho unas declaraciones Teresa Rodríguez que compara el caso con la mafia calabresa:

loading...